martes, 7 de febrero de 2012

X.- HISTORIAS DE MARINOS, DE MARINOS NAVEGANTES.

HISTORIAS DE MARINOS, DE MARINOS NAVEGANTES.


La Escolta
Manuel Antonio C. Sánchez


23:25 horas, 15 de septiembre, Palacio Nacional.

--       Señor Presidente, ya es hora, la Escolta de la Heroica Escuela Naval ya está lista y el pueblo en la explanada ansioso.

--      ¿La Escolta de la Heroica Escuela Naval? Pensé que sería la del Heroico Colegio Militar.

--       Esa fue el año pasado Señor Presidente, ¿hay algún problema?

--       Ninguno, sólo que cada vez que salgo con esos Cadetes Navales, me roban la atención del público. Ni siquiera yo puedo dejar de verlos.........


Pertenecer a la Escolta de la Heroica Escuela Naval, es lo más grandioso, lo más espectacular que a cualquier Cadete Naval le pudiera suceder.

Existen dos Escoltas, la Escolta del Lábaro Patrio y también llamada Bandera de Guerra y otra Escolta del Estandarte del Cuerpo de Cadetes.

La Bandera de Guerra de la Heroica Escuela Naval Militar ha recibido las siguientes condecoraciones: 

-- Primera Clase, Segunda Invasión Norteamericana otorgada por el Honorable Congreso de la Unión; 

-- Gran Cruz Almirante Brown, otorgada por la Armada de la República de Argentina; 

-- Primera Clase al Mérito Naval otorgada por la Armada de la República de Venezuela; 

-- Primera Clase al Mérito Naval otorgada por la Armada de la República de Argentina; 

-- Medalla Naval Clase Única Almirante Luis Brion otorgada por la Armada de la República de Venezuela; 

-- Listón Bicolor otorgado por la Reina Isabel II de Inglaterra.

El Abanderado de la Escolta de la Bandera de Guerra normalmente ostenta el grado de aspirante de primera el cual es el máximo grado que puede alcanzar un cadete durante su permanencia en la Heroica Escuela Naval y por lógica es un Cadete del último año, en algunas ocasiones también es llamado Brazo de Oro, ya que aparte de ser aspirante de primera tiene cuatro ángulos por ser el primer lugar en  calificaciones.

El resto de la Escolta lo componen Cadetes de los diferentes años, que se adecuen a la estatura del Abanderado, pero sobre todo que sean fibras, muy fibras y tener un buen historial académico, aunque no necesariamente deben ostentar un grado.

Anualmente, se convoca a todos los Cadetes a partir de segundo año para pertenecer a la escolta, unos meses antes de la graduación, a la hora de la comida se para al centro del comedor el oficial que está a cargo de la escolta y dice más o menos lo siguiente:

"Personal que se sienta capaz de estar en la Escolta de este Heroico Plantel y mida cuando menos un metro ochenta, pasará a cenar a primera mesa y estará con su arma a las dieciocho horas afuera de dormitorios"
Era todo, a las dieciocho horas habíamos como veinte Cadetes de diferentes antigüedades y claro diferentes grados, esto solo para Escolteros, para el puesto de Abanderado ya estaba el Aspirante de Primera que iba a ser seleccionado.

Comenzábamos nosotros. Se formaban escoltas con cinco elementos y a desfilar, desplantes a noventa grados, acortar el paso que las rodillas te llegaran igual a noventa grados, al desfilar pisas con el tacón, ¡que se escuche que ésta es la mejor escolta de este Heroico Plantel!

El mosquetón es el arma que utiliza el Cadete Naval durante los servicios, pesa siete kilos, verticalmente perfecto, ¡que la gente se dé cuenta del porte del Cadete que cuida el Lábaro Patrio! ¡La fibra por delante!, el Escoltero nunca se cansa, siempre demuestra el honor de estar en la Escolta al lado de la Bandera de Guerra de este Heroico Plantel.


Cuando uno del grupo se equivocaba, todos pagábamos con lagartijas con el arma a nuestra espalda o en el dorso de las manos, el mosquetón sólo toca el piso con la culata. Otra forma de pago, una vuelta corriendo al campo de Honor. La escolta nunca se equivoca. Es un honor pertenecer a la escolta, eso lo sabíamos y queríamos estar en ella.

Casi siempre terminábamos la instrucción militar a las nueve de la noche, terminábamos escurriendo sudor, valía la pena, todos lo sabíamos y algunos pasábamos a dejar el arma al depósito e íbamos por nuestros libros a estudiar, el estudio obligatorio era de ocho a nueve de la noche, pero queríamos tener buenas calificaciones para estar en la escolta, y entonces a estudiar aún más.

La instrucción para escoger a la Escolta era durante dos semanas y los viernes que había instrucción militar para todos los cadetes nos incorporábamos como posibles escoltas y a demostrar lo mejor que teníamos para obtener el puesto.

Alzale, Alzale Cadete, van de Escolteros, no van a ir a tirar flores a su paso, van de Escolta del Labaro Patrio, de la Bandera de Guerra de este Heroico Plantel, de los mejores solo se queda lo mejor......nos gritaban los Oficiales.


Lo poníamos como reto el poder llegar a ser Escoltero, muchos de nosotros no pudimos llegar a formar parte de la Escolta y cinco más si lo conseguimos, pocos pudimos entrar desde segundo año y nos mantuvimos hasta cuarto año, ya en quinto año solamente el Abanderado con una nueva Escolta entregaba la bandera a un nuevo Abanderado.

Si a los Escolteros les pedían la perfección, al Abanderado se lo exigían, el tenia que ser el ejemplo de la perfección para los Escolteros y para todos los Cadetes, el Abanderado hacia su instrucción, ya con una escolta o solo, algunos se ponían unas polainas que pesaban un kilo en el codo derecho  y otros en ambas piernas, no es fácil pero se requiere de los mejores lo mejor y cada Cadete que pertenece a la Escolta lo busca. 

Todos los años participábamos para quedar de Escolteros y los que pertenecíamos ya a la Escolta y sabíamos que podíamos continuar les explicábamos a los nuevos alguno que otro secreto y formas para tomar el arma o para los desplantes y demás cosas.

Pertenecer a la Escolta de la Heroica Escuela Naval es un orgullo.



En recuerdo para los que llegamos a ser Escolteros y Abanderados, y también para los que intentamos siempre pertenecer a ella..........


Estas son Historias de Marinos, de Marinos Navegantes.





Marino Navegante


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TU ERES PARTE DE LA HISTORIA DE ESTE BLOG, GRACIAS.......